Presentación

Este programa nace por iniciativa propia de la Diputación de Granada a través de su RED GRAMAS (Red Granadina de Municipios hacia la Sostenibilidad).

OBJETIVOS

Implementar la metodología 50/50 del proyecto Europeo EURONET 50/50 MAX en centros de educación infantil y primaria de la provincia de Granada, consistente en una promoción del ahorro y la eficiencia energética y de recursos a través de cambios del comportamiento y fomento de conductas ambientalmente sostenibles entre todos los usuarios de las instalaciones del colegio (profesores,  alumnado, gestores del edificio y mantenimiento).

El aspecto novedoso de la metodología 50/50 es que, mediante el establecimiento de acuerdos entre el colegio y el Ayuntamiento, encargado del pago de las facturas energéticas, se establece un compromiso por parte de este último de reembolsar al edificio el 50% del total de los ahorros energéticos y de recursos conseguidos. En este sentido todos ganan: la administración disminuye su gasto directo en la facturación y el centro educativo aumenta el control sobre sus instalaciones, la conciencia de sus usuarios y la educación medioambiental de su alumnado, a la vez que recibe una compensación por sus logros conseguidos.

De manera más concreta, el objetivo general es sensibilizar a los participantes de los municipios seleccionados sobre el problema de la energía, su impacto ambiental, la importancia de las energías renovables, la eficiencia energética y sobre todo el fomento de hábitos más sostenibles de consumo energético.

Este programa partirá de conceptos básicos e ideas previas para de una forma amena, sencilla y amable ir generando un debate y reflexión crítica. Pretendemos llevar a cabo un proceso de educación y de sensibilización que sea constructivo, activo y participativo.

Entre estos conceptos prioritarios estarían:

  • Panorama energético actual.
  • Fuentes de energías convencionales y energía renovables (diversidad, potencialidades, etc).
  • Hábitos y comportamientos en el uso y consumo de la energía.
  • Ahorro energético y eficiencia energética.
  • Repercusiones ambientales, sociales y económicas que provocan el uso de la energía.

En resumen, queremos capacitar a los participantes como consumidores responsables de energía que intentan reducir su huella ecológica y contribuyen a la minimización de los efectos derivados del cambio climático.

METODOLOGÍA

La metodología educativa-interpretativa será la propia de Educación Ambiental y la Interpretación del Patrimonio, en este caso creemos necesario generar una experiencia enriquecedora en el que el participante se sentirá protagonista de un proceso educativo constructivista que le permitirá sacar sus propias conclusiones. Es decir, no queremos “imponer un discurso”, rechazando un discurso unidireccional en el que “nosotros” digamos “que se debe de hacer”. Se debe de fomentar metodologías en el que catalicemos una reflexión conjunta y busquemos activamente una serie de soluciones a los problemas socio ambientales. Se quiere que los participantes sientan la idea de la sostenibilidad energética como propia pues sólo así lograremos una interiorización y defensa a ultranza de este concepto.

Pero no sólo pretendemos impulsar un cambio de percepción y de hábitos en los participantes, queremos capacitarlos en la defensa de estos cambios entre las personas de su entorno. Es decir, se pretende convertir a estos participantes en altavoces, en propagadores de la gestión sostenible de los recursos energéticos.

De esta forma lograremos multiplicar la repercusión del Programa al involucrar, aunque de una forma indirecta, a más personas en la solución a los problemas socio-ambientales. Por tanto, podríamos pensar que los beneficiarios de esta actuación educativa-interpretativa no sólo son los participantes que mejoran su calidad de vida, también lo son la sociedad entera que se beneficia de los cambios producidos en los participantes (que disminuyen su impacto ambiental) y en las personas cercanas a estos que también son conducidas hacia modelos de vida más sostenibles.

Por otro lado, es necesario generar un entorno educativo-interpretativo propicio. Es decir, se tiene que generar un ambiente distendido, lúdico y ameno en las actividades. Esto será necesario para lograr el disfrute y satisfacción de los participantes lo que sin duda los hará más receptivos a los mensajes que pretendemos transmitir.  

En relación con esto último, se subraya el valor y la necesidad de que participen no sólo los escolares, sino también maestros, equipos directivos, etc. 

DESTINATARIOS Y ÁMBITO DE ACTUACIÓN

Se han seleccionado 10 Centros Escolares de los municipios de la Red GRAMAS para esta iniciativa en el curso escolar 2019/2020 (ver “Centros Educativos Participantes”).

En dichos centros se va a trabajar con los siguientes tipos de destinatarios, que formarán parte del Equipo Energético:

  • Alumnos del Tercer de Ciclo de Primaria de los Centros Educativos de los municipios. Un máximo de unos 50 alumnos/as divididos en 2 grupos. Nos coordinaremos con los Centros Educativos en los que haga falta algún ajuste justificado en este aspecto. 
  • Personal del equipo de dirección y docentes del Centro Educativo.
  • Aquel personal que el Centro Educativo considere incorporar (personal no docente del Centro Educativo, representantes de las asociaciones de madres y padres e integrantes del Consejo Escolar, representantes del Ayuntamiento, etc.).

El trabajo de sensibilización y educación más importante será desarrollado con los alumnos constituyentes de los Equipos Energéticos, desarrollando los demás miembros principalmente labores de coordinación, colaboración y seguimiento del Programa.